Por qué Mandela y Gandhi pueden no ser buenos ejemplos de liderazgo

Existen muchos mitos, leyendas y opiniones sobre lo que es el verdadero liderazgo. Aún hay mucho que descifrar en este tema, y no creo que llegaremos a una única verdad. No obstante, hay algunos hechos importantes que aprendí a lo largo de mi carrera como consultor y empresario.

Hay diferentes tipos de liderazgo, y no siempre los ejemplos del mundo político o histórico son adecuados para las organizaciones. En realidad, creo que la mayoría de las veces, no funcionan.

Siempre que hablamos en liderazgo organizacional, es común encontrar en los entrenamientos, libros y en el imaginario popular, la figura de grandes héroes y mitos de la historia de la humanidad. Ghandi, Martin Luther King, Madre Teresa de Calcuta, Winston Churchill, Mandela, entre otros, normalmente se citan como ejemplos de liderazgo.

También hay una serie de ejemplos en el área deportiva, con equipos y atletas que hicieron lo imposible y alcanzaron victorias y resultados inesperados e improbables.

Por supuesto, podemos aprender mucho de ellos. Nos sirven como fuente de inspiración, nos hacen pensar sobre nuestro papel en la sociedad y cuánto estamos dispuestos a esforzarnos para alcanzar el éxito, la gloria y nuestro espacio en la historia del mundo.

Sin embargo, la mayoría de estas historias están lejos de nuestra vida cotidiana. La realidad que la mayoría de nosotros enfrenta todos los días es bastante diferente.

Nuestros desafíos como líderes organizacionales no siempre son tan nobles o desafiantes. Tampoco somos héroes. La mayoría de las veces tenemos que vender más heladeras, teléfonos o ropa; y no derribar el imperio nazi, acabar con la segregación racial, ganar la Copa del Mundo o batir un récord mundial.

Tenemos que liderar:

  • Personas que trabajan más de 8 horas al día, unos 250 días al año, durante 20, 30 años.
  • Personas que en su mayoría, pasan horas en el transporte de su casa al trabajo, del trabajo a su casa.
  • Personas que en muchas sociedades aún no alcanzaron un proceso sostenible de seguridad social, salud y educación.
  • Personas que no siempre consiguen tener en el trabajo, un motivo para su realización personal. Son personas que intentan sobrevivir, que tienen sus empleos sólo para ganar el pan de cada día.
  • Personas que tienen sus salarios cada vez más reducidos y sus empleos amenazados por la revolución tecnológica.
  • Personas estresadas y presionadas para lograr alcanzar las metas y obtener resultados en un mundo cada vez más líquido y competitivo.

¿Los grandes íconos de liderazgo de la humanidad tendrían éxito en el mundo de las organizaciones?

Tal vez necesitamos hablar más sobre los líderes y los problemas del mundo real de nuestras organizaciones.

¿Y usted? ¿Qué piensa sobre este tema?

Me gustaría saber su opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *