¿Y el maestro va a cambiar?

Cuestionar el sistema escolar actual se convirtió en un lugar común y prácticamente unánime.

Ya sea en artículos especializados, conferencias, gurús del mundo académico y empresarial, e incluso en conversaciones en las redes sociales, hoy en día existe un amplio consenso sobre la necesidad de cambiar el sistema escolar.

Incluso hay un video que surgió en las redes sociales llamado Los peces no suben a los árboles, que es bastante exitoso. Simula un juicio. El sistema escolar está en el banco de acusados. El fiscal, en un rap hablado, muestra cómo el mundo ha cambiado, compara elementos como el teléfono y el coche de hace 150 años con los teléfonos inteligentes y los coches potentes del siglo 21. Al final, él compara una sala de aulas de hace 150 años y una actual. Son casi idénticas y sorprenden al jurado y al público.

 La pregunta que el abogado hace al “sistema escolar” es la siguiente: ¿Se prepara a los niños para el futuro o para el pasado?

Y continúa sobre cómo se formó la escuela y sus objetivos iniciales con la estandarización industrial y la estructura jerárquica militar y cómo la escuela se mantiene en las mismas condiciones hoy en día, incluso en un mundo conectado, más libre y con infinitas posibilidades.

El vídeo tiene sus puntos interesantes y plantea buenas preguntas, pero peca en un punto crucial. Acusa al sistema y acusar al sistema significa, en muchos casos, acusar a nadie, o sea, no hay una responsabilidad definida.

 

“acusar al sistema significa, en muchos casos, acusar a nadie”

Tal vez este es un punto de discusión interesante para el inicio de un cambio real en la educación. Me gustaría poner otro ejemplo que el vídeo no trajo. En lugar de comparar productos, me gustaría comparar personas y desarrollo personal.

En lugar de fotos de coches y móviles, podríamos poner un metalúrgico, que fue sustituido por un robot, el operador telefónico y el farolero que fueron eliminados por el desarrollo tecnológico, e incluso los atletas que han cambiado radicalmente su estructura corporal, nivel de entrenamiento, esfuerzo y por supuesto, adaptación tecnológica y resultados, muchos resultados.

 

¿Cómo serían estas imágenes en comparación con el profesor de hace 150 años y con el actual?

 

Espero que me perdonen mis colegas educadores, pero los profesores son parte de ese sistema, y también resisten a los cambios tecnológicos y de comportamiento en nuestra sociedad. Por favor, vean que traigo este punto no sólo como una crítica, sino como una advertencia y una oportunidad para el cambio.

El escenario de la globalización y el desarrollo tecnológico a la velocidad de la luz, cambiará nuestra realidad de un modo u otro, cada vez más. La única certeza es el cambio, y por mucho que el sistema educativo intente resistir, pronto será invadido por varios cambios.

No estoy hablando sólo de la integración de los ordenadores y tabletas en la sala de aulas, o la inclusión de los sistemas de enseñanza en línea. Hablo de un cambio que amenaza la vida del profesor como una profesión, a la escuela en el modelo que conocemos y el método de preparación de los profesionales de la educación para el futuro.

Hay estudios sobre profesiones que deben desaparecer y otras que deben ser valoradas en los próximos 10 años. Como regla general, todas las profesiones donde hay acciones repetitivas y predecibles, son candidatas a la sustitución tecnológica. Tal vez esto está claro cuando hablamos de trabajos como el tele marketing, cajeros de bancos y supermercados o corredores de seguros, cuando ya tenemos sistemas en nuestro cotidiano que sustituyen a estos profesionales.

Pero ¿qué pasa con los periodistas? ¿Árbitros deportivos y conductores? Bueno, ya hay un gran avance en la inteligencia artificial. Ciertos artículos sobre el desarrollo económico y las perspectivas financieras se han basado en el análisis algorítmico y ya hay robots que escriben algunos de estos artículos. Los conductores deben ser reemplazados con vehículos autónomos y los árbitros ya no pueden competir con los recursos infinitos de los videos para resolver las divergencias.

¿y las profesiones que estarán en alta en el año 2025? Aquí están algunas predicciones:

1. Triber Profesional: tiene la función de integrar las personas de diferentes culturas en un mismo proyecto, ayudando a mantener la armonía del grupo.

2. Profesor independiente: el educador que puede satisfacer las necesidades específicas de cada estudiante, ya sea en casa o en la web.

3. Agricultores urbanos: profesionales que siguen la tendencia de la producción de alimentos orgánicos en las grandes ciudades.

4. Cuidadores: varios factores terminan aumentando la demanda por personas que cuiden a los ancianos, tales como el aumento de la esperanza de vida y el cambio en el comportamiento de las familias.

5. Expertos instaladores de Casas inteligentes: con más y más herramientas y dispositivos a disposición del público, los clientes han buscado expertos que puedan integrar sistemas inteligentes a sus hogares.

Y vean el segundo lugar, profesor independiente. ¿Pero por qué?

Los estudiantes ya han cambiado.

El maestro de escuela ya no puede ser el experto en conocimiento. Tiene que ser un experto en las personas, en los individuos, en grupos, lo que animará, estimulará la búsqueda de conocimientos que sean necesarios y útiles.

De hecho, de las cinco primeras profesiones que estarán en alta en el año 2025, las dos primeras están relacionadas con el universo de la educación. ¿O el Triber profesional no está íntimamente vinculado a la competencia del maestro en integrar a las personas de diferentes culturas en un mismo proyecto, ayudando a mantener la armonía del grupo? ¿Le pareció que eso sólo sirve para la empresa?

Pero si va a haber un Triber profesional y un profesor independiente, ¿dónde estará el maestro? ¿Para qué se quedarán los alumnos en la sala de aula?

No hay necesidad de esperar hasta 2025, esto ya está sucediendo.

Tenemos que cambiar para que esta lista de futuras profesiones incluya al profesor del futuro. Cuando exista, no necesitaremos al profesor independiente o al Triber, o por lo menos, los colocaremos mucho más abajo en esta jerarquía de necesidades.

Pero usted, profesor, ¿estará disponible para cambiar el sistema?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *